¿Qué es democracia por sorteo?

¿Qué es democracia por sorteo?

En nuestra sociedad, las elecciones y la democracia se consideran inseparables. De hecho, esta conexión está lejos de ser clara. Los antiguos griegos, por ejemplo, pensaban que las elecciones son parte integrante de una oligarquía. Fue la Esparta oligárquica, en lugar de la Atenas democrática, la que eligió a su gobierno.

Los atenienses tenían un sistema muy diferente: las oficinas políticas se distribuían mediante una lotería. El método de lotería, conocido como Sortition, podría implementarse aquí. Si los congresistas fueran elegidos al azar de la ciudadanía española, el Congreso no sería un cuerpo de élite compuesto predominantemente por abogados ricos, hombres, blancos y viejos. Más bien, se vería como una muestra estadística de las personas: contendría 50% de mujeres, ricos y pobres, jóvenes y viejos, heterosexuales y homosexuales, y muy pocos abogados.

Puede encontrar más información sobre el sistema de clasificación en Wikipedia en http://en.wikipedia.org/wiki/Sortition y otros recursos en línea.

En España simplemente habría que cambiar el sistema electoral. Los representantes de todas las asambleas, Congreso, Senado, Parlamentos autonómicos, ayuntamientos, etc. se elegirían por sorteo entre todos los ciudadanos que desearan participar. El sorteo podría simplemente ser similar al de la lotería nacional con 5, 6 o 7 bombos dependiendo del número de ciudadanos interesados en participar. Estos ciudadanos previamente se habrían acercado a cada oficina electoral y obtenido un boleto de participación con un número desde 0 hasta el número N de participantes. Los seleccionados por la suerte formarían las asambleas de representantes correspondientes. Los jefes de los gobiernos correspondiente, presidente, presidente autonómico, alcaldes, etc., en general todos los cargos, podrían ser elegidos en las diversas asambleas constituidas entre todos los candidatos que se presenten por mayoría absoluta a doble vuelta. Cualquier ciudadano podrá presentarse tanto a representante como a cargo, tanto a diputado o senador como a presidente del gobierno o alcalde sin ser necesario para ello su adscripción a ningún tipo de partido o asociación política.